– Sencilla, Sensible y Sanadora –

O EL ASILO CONTRA LA OPRESION II

 Jesús añadió… (Lc 4.27)

«También había en Israel muchos enfermos de lepra en tiempos del profeta Eliseo, pero no fue sanado ninguno de ellos, sino Naamán, que era de Siria»