LA OTRA VEREDA DEL AMOR

Ahora nos queda demostrar nuestro amor involúcrate en agradarle haciendo su voluntad.

Practiquemos la piedad

este amor es el que le da poder a la Iglesia, porque empezamos a descubrir el propósito principal por el que fuimos creados, que es para glorificarlo a ÉL, para adorarle, derramando nuestro corazón en amor por él, Porque ÉL ES DIGNO.