El Incomprensible Amor de Dios

Jesús nos ama en todas las formas y a un nivel que va más allá de nuestra comprensión.

La profundidad de su amor por nosotros está demostrada en la proporción de su sacrificio, él dio su vida por nosotros.

La profundidad de su amor hacia nosotros, es reflejo del amor del Padre, que ve cuán inmerecedores somos de recibirlo.

¿Cómo sabemos que permanecemos en él, y que él permanece en nosotros? Porque nos ha dado de su Espíritu. Y nosotros hemos visto y declaramos que el Padre envió a su Hijo para ser el Salvador del mundo. Si alguien reconoce que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios. Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.  (1ª. Juan 4:13-16 NVI)