EL SEÑOR ES MI PASTOR

En pleno siglo 21, la figura de un pastor y un rebaño puede carecer de significado, pero creo que no hay otra generación, que haya necesitado de un Buen Pastor, como ésta.

La humanidad busca y necesita un refugio, busca algo que satisfaga sus almas, algo que llene el gran vacío de su corazón.