EL CUIDADO DE DIOS

Aunque te tome tiempo tener una vida de disciplina en oración y búsqueda, aunque te cueste perdonar, aunque no notes cambios en tu vida, sigue poniendo empeño en la construcción de tus convicciones.

Estas muy cerca de ver la Gloria de Dios, sigue confiando en la roca de tu salvación.

¡Hazte un apasionado(a) y dependiente de Dios.!